29 sept. 2008

Texto de inicio

Conciencia esquizofrénica

Cuando la escena se mezcla con la vida…
Cuando la vida parece ser una escena, una puesta en escena…
Cuando la escena y la vida se doblegan, te traicionan y termina con un amor primordial…
Cuando volcás tu vida a la escena: ¿es un principio de catarsis o es quedarte atrapado en las construcciones, en las contradicciones en las que puede desembocar?
Como la escena empieza a constituir tu vida, de manera tal que todo se confunde…
Cuando la escena te traiciona y te muestra su filo más peligroso… ¿querés escapar? ¿De qué escapar?¿De la escena o de tu vida, o de ambas cosas?
Cuando los pasos de danza y las alternativas de la danza empiezan a conformar tu vida y a amalgamarse a tus contradicciones…
Cuando las puestas escénicas y las alternativas en la danza son tan mínimas, tan pobres, tantos fracasos que mutilan buena parte de tu vida…
Cuando necesitás tirarte de cabeza en la vida, en la más superflua cotidianeidad porque no aguantás más las puestas escénicas y las alternativas de la danza…

Cuando la escena y sus vericuetos hacen que pierdas una amiga, que luego la representás como un vacío en tus creaciones; se traduce en una silla vacía…
Cuando una persona, un amor se amolda tanto a vos que quiere seguir tus pasos en la escena… ¿No es para volverse loco? ¿No dan ganas de tirar todo al demonio?
Conciencia esquizofrénica: ¿qué tiro, qué desecho? ¿la escena o mi “real life”?
Cuando un amigo compite tanto consigo mismo y con el medio, que termina compitiendo contigo, entreverando esquizofrénicamente, nuevamente, la escena y la “real life”…
Cuando uno piensa su vida sólo a nivel de la escena y de las paupérrimas alternativas y posibilidades del medio…

Cuando se depositan tantas ansias, tantos anhelos y vanidad en la escena, ¿no se vuelve tu vida enredada en egoísmo y vanidad?... ¿y qué ocurre con la envidia y los celos profesionales?...
Cuando encontrás gente “pasada”, “comida” por su propia vanidad, creyendo que posee la verdad en la escena y en el arte de la danza…
Cuando sus cabezas, sus pensamientos y por consiguiente sus comentarios están llenos de verborragia descalificatoria de los otros y sus puestas y apuestas.
Cuando las personas –personajes– se cruzan y se saludan, y sólo pueden ver la escena, las alternativas, los pasos de danza que utilizan, que articulan y conforman su cuerpo, sus movimientos…

Cuando una antigua maestra de danza no quiere ver tu cara…
Cuando esta locura, cuando esta irrealidad real no permite que retomes una historia de amor…
Cuando sos culpable, o te sentís culpable de haber construido en una persona, en un amor, esta conciencia esquizofrénica…
Cuando uno escribe sobre esta conciencia esquizofrénica… ¿para dónde va? ¿Para quién es? ¿Para quién lo hace?...

Un cuerpo que se repasa a sí mismo…
En su construcción, en su constitución escénica…
Un sujeto creador que repasa y se encuentra enredado en sus propias creaciones, en sus personajes, en sus máscaras…
Una persona que necesita distanciar, generar una dicotomía con su vida cotidiana…
Una conciencia esquizofrénica que se encuentra y se refleja…
¿Terminará siendo una obra endogámica? Y no sólo para el medio de la danza sino sólo para sí mismo…

¿Para hacer catarsis o para entreverarse más?

Necesito del otro. De los otros…. La otredad…

Todo esto será simplemente una excusa para encontrar a los otros y sus miradas…

Necesito una máscara, algo que oculte lo que siento… algo que oculte mi rostro; no me acepto, no acepto mi rostro, mis gestos, no acepto esta alternativa de la danza que está tan constituida en mí de la que no puedo desprenderme…

Conciencia esquizofrénica
Esquizoide
La pérdida de la individualidad
La “epistemología corporal”

Ideas:

1. "A mí me dicen que soy neoclásico." El rojo, el fuego, explotar como un sapo.

2. El gris, la depresión exacerbada: "me estuve por morir, creí que me moría. Limpié el baño para que todo quedara en orden".
¿Cómo es el espacio en que habita un esquizofrénico? ¿Cómo es el cuerpo de un esquizofrénico? ¿Cómo se viste?¿Cómo se mueve?¿Cómo habla?¿Cómo mira?¿Cuál es el personaje?
La falsedad: "les pongo caras lindas a mis alumnos".
Bailar con el palo de maestro de danza, estar rodeado de perros, de dolencias, de angustias, de grises. Ser un pordiosero de la danza.

3. El llanto por no sentirse alguien normal, sano, que pueda convivir con los demás, el ser bicho, introvertido. La incapacidad de socializarse, el hecho de relacionarse sólo de a dos, de chupar al otro, exprimirlo, de perderse en el otro, de estar con uno aunque con el otro, sin el otro no soy yo, perder finalmente la individualidad.

Perder la noción de quienes somos parados en el mundo: lo que decimos no es nuestro, lo que bailamos no nos pertenece, no hay forma de adueñarnos, necesitamos la catarsis. ¿Es posible entender y creer que la danza no es una única cosa? ¿Podremos dejar de sentirnos únicos y completos, de dejar de pensar que los demás son distintos y malos, que no nos sirven?
"Todo lo que hace el resto no es danza, pura frivolidad."

El encierro, el enclaustramiento. ¿Para qué? ¿Para cuidarnos de no volvernos más esquizofrénicos, o para ser cada vez más enfermos? ¿Enfermedad? ¿Estoy enfermo?

No hay comentarios: